Consejos para cuidar tus joyas

febrero 3, 2022
febrero 3, 2022 OroAtocha

Tener una joya no solo es cuestión de estatus, sino de poseer algo que tiene tanto valor económico como valor sentimental. Ambos son buenos motivos -e incentivos- para cuidar de tus joyas para que se mantengan en excelentes condiciones por mucho tiempo. Esto no solo las mantiene bonitas y en buen estado, sino que, a futuro, podrás dejarlas en herencia a alguien más. O incluso, servirá para conservar su valía y poder vender tus joyas a muy buen precio, si se diese el caso.

Ten en cuenta que ya sea por el uso, por el paso del tiempo o por el tipo de material con que están realizadas, las joyas comienzan a sufrir desgaste y a deslucir. Para evitarlo, aquí te presentamos algunos trucos para cuidar de tus joyas.

El agua puede dañar tus joyas

Sí, incluso algo tan inocuo como el agua puede ocasionar daños en tus joyas. El cloro del agua de la piscina, la salinidad del agua de mar, podrían también causar manchas y otros inconvenientes. Hasta el agua del grifo, de ciertas regiones, puede causar estragos, ya que recordemos que en algunos lugares de España el agua es dura y contiene alta cantidad de sales y otros elementos. ¿Lo más recomendable? Retirarse pendientes, pulseras, collares, anillos y demás al ducharse, lavarse o bañarse.

Cuida tus joyas de cremas y perfumes

Una situación muy común, sobre todo en las mujeres, es ponerse crema suavizante o hidratante en las manos después de lavarlas. Sin embargo, este pequeño acto, con anillos puestos, por ejemplo, puede hacer que las sustancias que contiene la crema de manos terminen por dañar las joyas. Incluso el contenido de alcohol y otras sustancias podrían causar daño y abrasión a las joyas, o dejar residuos que las manchen.

No realices actividad física con joyas

Además de que al realizar algún deporte corres el riesgo de extraviar alguna joya, esta puede atorarse en algún lugar y causarte daño. Pero también la propia joya podría sufrir algún tipo de fricción y arruinarse… incluso podrías perder alguna pieza, como un diamante o engarce. Pero no son los únicos riesgos, porque el pH del cuerpo de cada persona es diferente, así que la sudoración podría afectar al brillo o al aspecto de tus joyas. Por otra parte, si limpias la casa y las traes puestas, ya sea en las manos o muñecas, corren el riesgo de estar en contacto con sustancias químicas que más temprano que tarde, las dañarán.

Protege tus joyas adecuadamente

En el caso de las perlas, por ejemplo, hay que tener especial cuidado para evitar que se dañen de manera prematura. Lavarlas con jabón suave, evitar cambios bruscos de temperatura, guardarlas en su caja evitando humedades, será esencial. Y claro, usarlas será parte del cuidado, ya que la humedad de tu cuerpo ayuda a conservarlas, en especial su brillo. En el caso del oro, se lava con agua tibia y jabón diluido, se frota con un cepillo de dientes, se enjuaga con agua caliente y se seca con un paño suave.

En el caso de los artículos de plata, es importante evitar que se oxiden, para ello deben conservarse en un lugar fresco y en un recipiente hermético. Es muy delicada ante el cloro, el sol, los perfumes e incluso la grasa. Recuerda además limpiar bien las joyas después de usarlas, porque es muy común que, después de una fiesta, simplemente las dejemos en el joyero o cajón. ¡No las mezcles! Es mejor que cada una vaya en una sección de la caja separada de las otras.

Otros tips para cuidar tus joyas

Con el uso, es común que los pendientes ya no cierren bien o que los cierres ya no funcionen adecuadamente. De vez en cuando revisa tus joyas, sácalas del joyero o caja y comprueba que no tengan daño. En caso de que así sea, es importante que las lleves con el joyero para que las repare. Por otra parte, si vas a viajar, utiliza un neceser especial con compartimentos o bolsitas herméticas para guardar ahí tus joyas. Evita que vayan mezcladas con maquillaje, perfumes u otras sustancias que pudieran estropearlas o deformarlas.

Los mejores motivos para cuidar tus joyas

Como mencionamos al inicio, cuidar tus joyas es importante por el valor sentimental que tienen (por ejemplo, si se trata de una pieza familiar). Pero también porque se trata de un objeto de valor que, si recibe los cuidados apropiados, puedes utilizar en caso de necesidad. Una joya bien cuidada, completa, sin desgaste o abrasiones ni manchas, tendrá mayor valor que una que ha sufrido descuido.

El oro, la plata y las piedras preciosas son artículos que no pierden valor con el paso del tiempo y con las que, en cualquier situación, puedes obtener un valor económico. Si por determinados motivos necesitas vender tus artículos de oro o plata, Oro Atocha es el mejor lugar para hacerlo. Tenemos tasadores de oro y metales preciosos cualificados y te damos el mejor precio del mercado. Además de joyas, aceptamos relojes oro, cuberterías de plata y otras piezas de valor.

Contáctanos mediante nuestro formulario web, en el 914 290 173 o en el correo info@oroatocha.es